Lo que se dice y lo que no

Por Javi Alfonso.

Planteamos una escena, una escena de una peli. Hablamos un poco de qué va, tanteamos cuál es el tono y enseguida nos ponemos a analizar el texto. ¿Por dónde empezamos? Primero, vamos a intentar diseccionar ese texto y a descubrir qué quiere decirnos. Pero siempre surgen dudas, y es normal. Este personaje dice esto, o este otro dice aquello, pero, ¿qué es lo que callan? Probablemente, por lo que nos ha enseñado el cine, lo que un personaje no dice es mucho más importante que lo que dice. Un personaje te da unas pistas, te cuenta cosas o no sobre sí mismo y te da unas claves sobre cómo interpretarlo, pero, ¿qué quiere decir realmente? Esto, es todo un misterio para el actor/actriz y seguramente, es el trabajo más duro a la hora de encarar un personaje.

Hacemos una puesta en común, hablamos, imaginamos, en definitiva, actuamos. Conseguimos una intención, parece que ya huele un poco al personaje. Ahora, “sólo” queda llegara a casa, organizar nuestro trabajo y poner la escena en pie el próximo día para comprobar si todas las piezas están en su sitio. ¡Ánimo, chicos! Lo estáis haciendo muy bien.

Cuando se enciende la cámara

Por Javi Alfonso.

¿Qué ocurre cuando encendemos la cámara? ¿Qué efecto produce que hace que todo lo que está fuera del alcance de su mirada desaparece? Por poca experiencia que tenga el actor/alumno, siempre ocurre algo casi místico cuando nuestra “amiga” se pone en funcionamiento. Una vez estamos concentrados y hemos preparado qué vamos a hacer delante de la cámara, muchas veces, los alumnos me dicen, nerviosos, cosas como “No estoy preparado” o “espera, no sé qué voy a hacer” y yo les digo “¡Perfecto! ¡Adelante, vamos a grabar!”. Esto, no es siempre así. El actor/actriz, bajo mi punto de vista, aunque se enfrente a una improvisación, debe tener un mínimo espacio de tiempo para reflexionar y sobre todo, organizar qué va a hacer en el plano. Pero sí que es cierto, que hay otras veces, que el esperar demasiado o dar demasiadas vueltas a lo que vamos a representar produce un bloqueo en nosotros y nos olvidamos del verdadero objetivo de nuestro trabajo.

Y hablando precisamente de nuestro objetivo, en la clase de ayer, me llamó mucho la atención, como uno de los actores, un poco nervioso e inseguro, optó por lo más lógico, ir a las marcas. ¿En qué consiste el ejercicio? Debía enfrentarse a una improvisación en primer plano. Bien, ¿de qué herramientas dispongo? ¿Cuáles son mis limitaciones? Y se limitó a ir a las marcas: sé hasta dónde puedo llegar y no intento marearme con nada más. Algo como esto es lo que me sorprende del trabajo frente a la cámara, cómo, sin casi darnos cuenta, la cámara nos pone en nuestro lugar. Como me gusta recordar a los chicos; con poco que le demos a la cámara, nos querrá para siempre.

Ése lugar cómodo

Por Javi Alfonso.

¿Es razonable preguntarse quién aprende más en un proceso como éste? ¿El profesor o el alumno? Creo que soy un privilegiado. Y lo siento así por poder vivir de cerca algo tan delicado, frágil e íntimo como es el aprendizaje de un alumno de un curso de interpretación como el nuestro.

image

Una de las primeras cosas que me llama la atención es, como hablábamos en el post anterior; ¿de dónde se sacan las herramientas cuando aún no se tienen armas para defendernos? El “personaje” o la “persona” que aparece en ese momento, cuando apenas hay nada en la mochila del actor/actriz, para salvarnos la papeleta o para defender y llevar a cabo la acción que debemos emprender la llamaremos “lugar cómodo” y utilizo esta nomenclatura para referirme a esos recursos de los que tiramos cuando aún no sabemos muy bien hacia dónde va a ir nuestro camino, cuando debemos terminar un ejercicio o realizar una escena y debemos terminarla, a toda costa.
Estamos en un punto interesante, de descubrir y valorar qué tenemos y qué podemos utilizar para nuestra actuación. Siempre resulta fascinante “espiar” y ver cuál es ese lugar cómodo de cada uno. Habrá que ir desmontándolo poco a poco.

Curso intensivo de interpretación en Valencia

¿Quieres formarte como actor/actriz? Mos Teatre te da la oportunidad de participar en el CURSO INTENSIVO de un mes de ‪#‎INTERPRETACIÓN‬ para Cine y TV que comenzará el próximo mes de noviembre en Valencia.
MOS TEATRE plantea un curso académico de interpretación especializado en la técnica de actuación para la cámara. La propuesta puede resultar beneficiosa tanto para aquellos que carezcan de formación actoral como para los que desean complementarla y aprender la disciplina de la interpretación para el actor/actriz de cine y televisión. El aprendizaje será mayoritariamente práctico y tratará de acercarse a los principios básicos e imprescindibles del proceso dramático. El planteamiento fundamental de la formación será incidir en el trabajo en grupo para poder colaborar entre todos y ayudarse unos a otros.

El curso se realizará a partir del próximo mes de noviembre de 2015 en la sala Comissura Espai (C/ Joan Baptista Coratjà, 14, Valencia)
METRO: Av. del Cid (L3 i L5) o Patraix (L1 i L5) · EMT: 71, 73, 89, 90

curso intensivo interpretación

Si estás interesado/a, mándanos un mail a moseisly@gmail.com y te daremos toda la información.

¡No te lo pienses!

¿Cómo se actúa cuando no se actúa?

Por Javi Alfonso.

Todos los comienzos son difíciles. Siempre te planteas qué o a quién vas a encontrar en eso que vas a empezar. Como profesor, siempre está ansia de “meterse en harina”, de ponerse manos a la obra cuanto antes para poner en práctica todo el trabajo que tanto tiempo has estado planificando. Pero debo confesar que el primer día (o los primeros días para ser justos) de un curso de interpretación siempre resulta brillante.

curso interpretación valencia
Javi Alfonso y Majo Giménez con los alumnos del curso de interpretación de Mos Teatre 2015-16.

Los nuevos alumnos me recuerdan ese concepto que tanto me sorprende siempre; ¿Cómo se actúa cuando no se actúa?. Esto parece más una chorrada teórica que otra cosa, pero en realidad, creo que no lo es. ¿Cómo se comporta alguien que jamás ha pisado un escenario o un set de rodaje? ¿De dónde tira? ¿Qué herramientas utiliza? ¿De dónde saca la fortaleza necesaria para enfrentar sus temores, su vergüenza, sus bloqueos? Para mí, esto es casi un acto heróico, y es lo que siempre me deja con la boca abierta y con ganas de más y más, la capacidad de “lanzarse a la piscina”, de atreverse, de no tener miedo, de seguir adelante con lo puesto, con lo que sea. Hay quien se atreve a esbozar un discreto personaje, o quien sencillamente se limita a mostrar lo menos posible de su actuación. Pues hasta esto, supone un acto de valentía, defender hasta el final tu interpretación sea cuál sea el punto de partida y a donde sea que te lleve lo que estás haciendo en escena.

Este curso, promete. Empezamos.